domingo, 14 de octubre de 2007

Populismo y Demagogia

Tomando prestado el Decálogo del Populismo Iberoamericano de Enrique Krauze y el Arquetipo del Demagogo de Diego Marquez Castro; ahora lo quiero adaptar a nuestra realidad:

Empecemos por el decálogo:

1) El populismo exalta al líder carismático.


Quien mas carismático que uno que toca la guitarra, canta y baila con cheerleaders. Rey de la tarima.

2) El populista no sólo usa y abusa de la palabra: se apodera de ella.

Por eso mismo no deja hablar y es intolerante a las críticas.

3) El populismo fabrica la verdad.

La larga noche "neoliberal", el "imperialismo", el maravilloso socialismo del siglo XXI

4) El populista utiliza de modo discrecional los fondos públicos.

Sin comentarios. De donde sino los spots gobiernistas antes, durante y después de la campaña.

5) El populista reparte directamente la riqueza.

Sobreentendido, por eso entrega los cheques el mismo

6) El populista alienta el odio de clases.

1 palabra, pelucones.

7) El populista moviliza permanentemente a los grupos sociales.

MPD, movimientos separatistas de las provincias, etc.

8) El populismo fustiga por sistema al "enemigo exterior".

El "imperialismo" que nos impuso la larga noche "neoliberal"

9) El populismo desprecia el orden legal.

La asamblea constituyente llamada saltándose normas jurídicas; poniendo de pretexto al apoyo masivo del "soberano". En esto nuestros asquerosos congresistas tienen mucho de culpa por no tener la menor intención de tramitar los cambios que se necesitaban.

10) El populismo mina, domina y, en último término, domestica o cancela las instituciones de la democracia.

TSE, Congreso, Asamblea.

El demagogo según Marquez Castro se caracteriza por:

- Autoritarismo.

- Insolencia y arrogancia.

- Fácil elocuencia, con un don innato a la persuasión.

- Excelente "comunicador" para convencer a las masas.

- No duda jamás, vive de afirmaciones y negaciones rotundas.

- Se alimenta generalmente de tópicos vulgares.

- Es violento y provocador nato.

- La difamación y la calumnia suelen ser a veces sus armas predilectas.

- Recurre, si es preciso, a la emoción inflamada.

- Utiliza la ironía retadora o el humor bufonesco.

- Su oratoria se asienta en los prejuicios más rastreros.

- Desprecia cualquier opción alternativa, aunque hable difusamente de derechos humanos.

- El reduccionismo histórico está presente en su discurso.

- Emplea la mentira de forma descarada y sin parpadear.

- Adulador de los sentimientos populares.

- Utiliza con naturalidad las técnicas de la intriga.

- Recurre a gestos y expresiones bajas y chabacanas.

- Manipula a su conveniencia el vocablo "pueblo".

- Narcisismo unido a una pedantería insoportable.

- Le gusta rodearse de gente sumisa para que lo adulen y admiren.

Sin más comentarios esos son el tipo de políticos que hemos soportado y seguiremos soportando.

¿ Será que Correa, Bucarám, Gutierrez y Febres Cordero son muy diferentes ? Todos fueron en su momento el demagogo y populista de turno. No digo que todos tengan las mismas características pero juzguen ustedes mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails

Buscador Libertario