sábado, 6 de octubre de 2007

La Maldición del Petróleo

Este pobre país ha tenido que sufrir la maldición de tener petróleo; lo único que hemos logrado es tener aparte de la vistosa pobreza, un Estado gigante y parasitario; una economía altamente dependiente de los ingresos petroleros y aprendices de tiranos en el poder.

Uno a uno los gobiernos corruptos de este país terminaron firmando esos contratos incoherentes, estos deberían haber sido proporcionales (un 60% /40%) y no con un monto fijo (los famosos 15 dólares de precio de referencia). Cualquiera con dos dedos de frente sabe que el crudo tiende al alza y de esa manera hubiéramos evitado todas estas disputas que ahora se dan y generan mas ruido a los inversionistas sobre la inestabilidad del país. Las petroleras privadas tiene el know how y no es factible dárselo a Petroecuador como ya esta comprobado.

Pero independientemente que las petroleras se lleven un chorro de plata por los altos precios del petróleo; la otra opción es dársela todo a papá Estado y sus consabidas consecuencias. Esos ingresos se han usado como herramienta política para ganar votos y ceder ante grupos de presión. La alternativa sería que todos pudiéramos gozar de la renta petrolera mediante la capitalización social de esos ingresos (fondos de inversión); y no solo un grupo de privilegiados, burócratas dorados, empleados huelguistas y los politiqueros de turno.

Siempre hay algún ejemplo para seguir y en este caso citamos a Noruega con la siguiente nota publicada en El Comercio:

Solo Noruega ha escapado de la ‘maldición petrolera’ Ni un solo centavo de la venta del petróleo entra en el presupuesto noruego. Todo va a un fondo de inversión.

El petróleo da dinero y poder. Los estados que tienen este recurso natural son fuertes y sus gobiernos pueden darse el gusto de mantener a las poblaciones contentas cubriendo sus necesidades básicas. Sin embargo, ni un solo Estado petrolero ha logrado desarrollarse. Es lo que los estudiosos llaman la “maldición del petróleo”. Un estudio del célebre economista Jeffrey Sachs revela que en los años 50, Corea del Sur tenía un ingreso per cápita de USD 300 anuales, mientras que la Venezuela petrolera de entonces tenía uno de cerca de USD 7 000. Cuarenta años más tarde, Corea sin una gota de petróleo tiene un ingreso per cápita de USD 30 000 y los venezolanos siguen con los mismos indicadores de los 50.

¿Cómo evitar la maldición petrolera? Solo un país ha sido capaz de dar el salto: Noruega.
Los noruegos explotan el petróleo sin que este recurso provoque las distorsiones en la economía y en la sociedad de las que advierten expertos en todo el mundo, entre ellos el mismo Sachs. La fórmula noruega, como se conoce internacionalmente, es bastante sencilla: todos los fondos que produce el petróleo son depositados en un fondo de pensiones, creado en 1990, que hace inversiones en todo el mundo. Únicamente los intereses de este fondo pueden ser utilizados para cubrir el déficit del país o para obra social.

Así, el aparato productivo del país no sufre las clásicas distorsiones de las economías petroleras (gigantes ingresos de divisas que neutralizan otros sectores de la producción) ni su sociedad termina siendo parásita de un Estado lleno de dinero.
El más importante periódico digital del mundo Slate, trajo hace poco un análisis del tema en el cual afirmaba que Noruega podría ser un ejemplo para Iraq. Bajo el título de “evitando la maldición del petróleo”, Daniel Gross, articulista de Slate y de Newsweek, asegura que en 1990 los noruegos se dieron cuenta de que su fortuna geológica podía ser temporal y que necesitaban un amortiguador para las crisis. El fondo, básicamente, convierte a los petrodólares en bonos y acciones. Pero en lugar de pagar dividendos, utiliza sus utilidades para asegurar la distribución equitativa de la riqueza no solo para las actuales generaciones sino para las venideras.

Únicamente la izquierda noruega se opuso a la creación del fondo, argumentando que se estaba desaprovechando la riqueza petrolera en beneficio del capitalismo internacional.


Sin embargo, actualmente Noruega tiene un ingreso per cápita de USD 51 755 y es el país de Europa con menor inflación y desempleo.
Gross hace una reflexión: en Noruega el repentino aumento del petróleo ha significado un desarrollo impresionante del bienestar social, mientras que en Rusia, otro país exportador de petróleo, el ‘boom’ petrolero solo ha servido para enriquecer a la oligarquía y para aumentar las reservas monetarias. Thomas Friedman del New York Times agrega que el Gobierno ruso, como cualquier régimen petrolero, ha terminado seducido por el autoritarismo. Cuando los precios del petróleo eran bajos, el presidente Vladimir Putin hablaba con los líderes de Occidente y se declaraba aperturista porque su país necesitaba inversión.

Una vez que los precios subieron, el Estado ruso se llenó de dinero y Putin se convirtió en un líder autoritario y con tendencia al estatismo.
Noruega ha escapado así, según la perspectiva de Freidman, de la “primera ley de la petropolítica”: a más altos precios menos democracia y más autoritarismo. Un ejemplo de lo contrario es Nigeria. Luego de tres ‘booms’ petroleros, ese país es cada vez más pobre y menos democrático.

Un fondo gigantesco
El fondo petrolero de Noruega tiene actualmente 327 mil millones de dólares. Se toma en cuenta que la población del país es de 4,6 millones de habitantes. Se considera tiene que el Estado noruego tiene un fondo de 52,128.50 euros por cada habitante. Países ricos en petróleo como Nigeria, Chad y Angola se ubican en puestos más bajos en materia de desarrollo humano, según la nómina que cada año elabora el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Arabia Saudita ha explotado muchísimo más petróleo que Noruega y es el país con mayor recurso petrolero del mundo. Sin embargo, como anota Daniel Gross, Arabia Saudita luce como un paupérrimo tugurio si se lo compara con Noruega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails

Buscador Libertario