sábado, 13 de septiembre de 2008

Reacciones a la Comedia Venezolana-Boliviana

Andrés Oppenheimer intuye:

Hay tres razones por las que el presidente narcisista-leninista de Venezuela, Hugo Chávez, expulsó al embajador estadounidense en su país.

• Primero, para desviar la atención de las nuevas revelaciones sobre el escándalo del maletín con $800,000 en efectivo confiscada a una delegación del gobierno venezolano en Argentina el año pasado.

• Segundo, para eclipsar los titulares sobre el anuncio del Departamento del Tesoro de EEUU que identifica a altos funcionarios venezolanos como activos proveedores de fondos y armas a la guerrilla colombiana FARC.

• Y en tercer lugar, para crear un clima de enfrentamiento internacional y justificar nuevas medidas contra los partidos de oposición, e impedir una nueva victoria opositora --como la del referéndum del 2 de diciembre del 2007-- en las cruciales elecciones estatales venezolanas del 23 de noviembre. Ante la adversidad, cortinas de humo.


Guerra Civil en Bolivia

Por Jorge Castro

La situación de empate estratégico existente en Bolivia en los últimos dos años y medio entre, por un lado, el gobierno del presidente Evo Morales y, por el otro, los prefectos de cuatro de los nueve departamentos, ha terminado esta semana. La tensión provocada por la polarización y el empate ha dado lugar a una guerra civil de baja intensidad, que escala día por día.

La polarización extrema que surgió en Bolivia en el momento de la elección simultánea del presidente Evo Morales (54% de los votos, 19/12/2005), y de los prefectos de los departamentos del Oriente –ungidos en forma directa por primera vez en la historia del país– provocó una tensión creciente a lo largo de los últimos 33 meses, mechada por actos de violencia, que alcanzó un punto de inflexión en el referéndum revocatorio del 10 de agosto de este año.

Morales se impuso en el referéndum con 68% de los votos –14 puntos más que en 2005–, y los prefectos de la Medialuna (Tarija, Santa Cruz, Beni y Pando), encabezados por Rubén Costa, de Santa Cruz, triunfaron con guarismos similares. Se sumó a ellos la prefecto de Chuquisaca, Savina Cuéllar, elegida en junio con una plataforma autonomista y “anti-Evo” por más de 60% de los votos.

La conclusión que extrajeron los prefectos del Oriente de la derrota de Morales en sus departamentos fue que el mandato presidencial había sido revocado en más de la mitad del territorio boliviano. Revelaron así que la crisis política tiene en su núcleo una crisis total de hegemonía; no hay en Bolivia un mínimo de consenso nacional. Por eso, la contienda cívica no encuentra cauces ni medida y la polarización es creciente, con una tensión que esconde una violencia cada vez mayor. Ahora, la tensión dio paso a la violencia y a una incipiente guerra civil.

Seguir leyendo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails

Buscador Libertario