domingo, 20 de noviembre de 2011

Derechos de los Animales y Propiedad Privada

Esta no va a ser una defensa basada en la supuesta tradición de que la tauromaquia forma parte. Yo mismo nunca he pisado una plaza de toros y creo que no lo haré en lo que me resta de vida. Sinceramente no me atrae un espectáculo donde un tipo con un traje ultra ajustado juega a hacerse el muy macho a sabiendas que sus posibilidades de morir son ínfimas. Pero a mi parecer los reclamos de los amantes de los animales tienen carencias lógicas dignas de destacar, ambos grupos los que están a favor y lo que están en contra centran la defensa de su posición en tratar de poner en su lado la violencia estatal, ya sea para legalizar la tauromaquia o prohibirla. Voy a concentrarme en dos aspectos en los supuestos derechos de los animales y la propiedad privada de los mismos. Así mismo daré unas alternativas a los que les disgustan las corridas pero que no implican el uso de la violencia estatal para imponer su punto de vista.

Derechos de los animales

Muchos grupos que se muestran preocupados por los animales nos dicen que estos tienen derechos tal como los humanos, yo personalmente creo que no los tienen. Esto significaría que el animal es un ser racional que puede entender sus derechos y las obligaciones que estos conllevan. Pero pareciera que no es el caso, sería un desperdicio de nuestro tiempo intentar explicar el derecho de propiedad a un perro o gato. Pero esto es mas notorio cuando de forma incoherente son aplicados o exigidos según convenga. Me recuerda a los padres fundadores de USA, creían que todos los hombres tienen derechos inalienables salvo los negros. 

Los defensores aplican un doble rasero y son incoherentes con lo que pregonan, no les molesta que se maten vacas en privado para poder disfrutar su carne todo el año pero se escandalizan cuando esto se lo realiza en espectáculos públicos. En ambos casos, me da pena decirlo, pero el toro termina servido en un plato. Mas grave aún es que estos justicieros de la madre tierra tienden a usar vacas muertas como prendas de vestir (chompas, botas y cinturones de cuero) y muchos de ellos son abiertamente pro aborto, esto quiere decir que valoran más la vida de seres inferiores como toros que de potenciales seres humanos. Si les molesta que se maten animales deberían ser vegetarianos extremos, esos que ni siquiera prueban huevo o leche. Lo de la leche suena absurdo e irracional pero si exigimos derechos para los animales es claro que manosear las tetas a diario es un atentado contra su dignidad.

Solo pido coherencia, si creen que los animales tienen derechos ¿por qué no lo exigen para todas las especies y en todas las circunstancias? ¿Imaginan la popularidad de sus propuestas al incluir prohibiciones de venenos y trampas para ratas o insecticidas? Bueno me dirán que exagero, que por higiene solo ciertos animales tienen derechos y otros no, por lo que debemos excluir a roedores e insectos del análisis. ¿Entonces son criminales sus empleados en un camal, o los pescadores? Entonces asegurarán que es una tradición comer carne animal y solo en esos casos es correcto matarlos. Por lo que llego a la conclusión que los que odian la tauromaquia lo hacen por simple estética; para ellos esta bien que se suspenda el derecho a la vida de los animales pero solo en los casos que se ajusten a su forma de pensar. Otra opción es que no soportan al tipo de gente que acude a este tipo de espectáculos.
 
Propiedad privada

John Stossel, un presentador de TV en EEUU, da siempre un consejo a los que quieren salvar a los animales, cómaselos! Suena absurdo a primera vista pero tiene su lógica, solo un grupo de animales tiene asegurada su salvación: los que tienen un dueño que usufructúa de ellos. Estos animales deben su larga o corta vida a sus propietarios, caso contrario estarían sometidos literalmente a la ley de la selva. Como dijimos anteriormente los animales no entienden derechos tan básicos como el de la vida por lo que por más que se lo expliquemos a un león este no vacilará en almorzarse una gacela.

Vacas, pollos, caballos, alpacas nunca estarán en peligro de extinción ya que son de propiedad privada, lo mismo aplica para el toro de lidia que existe gracias a la afición taurina. Caso contrario ¿qué pasaría con ellos si llegaran a prohibir la tauromaquia a nivel global? Al no tener mayor utilidad pasarían a ser parte de los animales que nos alimentan  o se verían enfrentados a una lucha constante por sobrevivir en la naturaleza, que por cierto a diferencia de la películas de Disney ofrece un clima bastante hostil y peligroso.

Alternativas

Para el defensor de los animales, sobretodo aquel que come carne y en las protestas anti-taurinas luce orgulloso su chaqueta y botas de cuero, existen alternativas que pueden ayudar a su causa en el largo plazo. Estas sugerencias son válidas solo si se tiene respeto por la propiedad privada y la libertad de asociación de las personas. Esto implica que en ningún caso se debe apoyar el uso de la violencia estatal para regular el uso de propiedad privada de los dueños de los toros y de las recintos donde estos espectáculos se dan, tampoco es válido el uso de vandalismo contra los dueños o los aficionados o su propiedad.

Enumero las cuatro alternativas, la primera alternativa disponible es bastante obvia, no atender este tipo de espectáculos de forma presencial o virtual; la segunda es evitar toda asociación con personas y empresas que apoyan la tauromaquia; la tercera es iniciar una campaña de educación para ganar adeptos a la causa y en el futuro esperar que los gustos cambien y el arte taurino se desvanezca por falta de afición; la última es tomar en serio los principios que digo poseer y dejar de consumir todo producto derivado de animales, de seguro no será una tarea fácil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails

Buscador Libertario