jueves, 4 de noviembre de 2010

El Importador (2/3)

Por Walter Block, tomado de “Defending the Undefendable”,  Capítulo 23. Ver la primera parte.

Otra razón de peso para rechazar el argumento proteccionista es que no toma en cuenta las exportaciones. Es cierto que por cada bandera estadounidense o un guante de béisbol importado en este país, algunos trabajos domésticos se perderán. Pero lo que los proteccionistas convenientemente olvidan es que por cada empleo perdido en una rama de producción nacional debido a la competencia de las importaciones, un trabajo puede ser añadido en una industria de exportación.

Supongamos que los estados de Vermont y Florida son autosuficientes. Ambos producen, entre otras cosas, jarabe de arce y naranjas. Debido a las diferentes condiciones climáticas, el jarabe de arce es escaso y caro en la Florida, y las naranjas son escasas y costosas en Vermont. Las naranjas de Vermont tienen que ser cultivadas en invernaderos, y el jarabe de arce de Florida viene de los árboles de arce criados en refrigeradores de gran tamaño. ¿Qué pasaría si el comercio se iniciara repentinamente entre los dos estados? Vermont, por supuesto empezaría a importar naranjas y Florida jarabe de arce. La ILGWU, o cualquier otro grupo de presión proteccionistas entrarían en escena, rápidamente señalando que la importación de jarabe de arce en Florida arruinará en ese Estado a la pequeña industria de jarabe de arce, y la importación de naranjas en Vermont arruinará la industria de naranja allí. Los proteccionistas ignoran el hecho de los trabajos que ganaría Florida en la industria de la naranja, y en Vermont, la industria del jarabe de arce. Centrarían la atención en los puestos de trabajo perdidos debido a las importaciones e ignorarían por completo los puestos de trabajo obtenidos por las exportaciones. Por supuesto, es cierto que ciertos trabajos se perdieron en Vermont en la industria de naranja y en la industria de jarabe de arce en la Florida. Pero no es menos cierto que aumentaron puestos de trabajo de la industria de la miel de arce de Vermont y en la industria de la naranja en Florida.

Bien puede haber menos puestos de trabajo disponibles en las industrias de ambos estados ya cada vez mayor cantidad de naranjas se pueden hacer con menos mano de obra en la Florida que en Vermont, y el jarabe de arce se puede fabricar de manera más eficiente en Vermont que en la Florida. Pero lejos de ser un mal efecto, este es uno de los beneficios del comercio! Los trabajadores liberados de estas industrias estarán disponibles para proyectos que no podían llevarse a cabo antes. Por ejemplo, si un sistema moderno de transporte no existe, y la industria tiene que encomendarse a personas que lleven 100 libras cargas sobre sus espaldas, cientos y miles de personas tendrían que ser retirados de otros campos para colmar las necesidades de la industria del transporte. Por lo tanto, muchos proyectos y las industrias tendrían que ser abandonados. Con los métodos modernos, se necesitan menos trabajadores. Este personal adicional por lo tanto es libre de moverse a otras áreas, con todos los consiguientes beneficios para la sociedad.

383967_0

Sea o no que existan menos puestos de trabajo en las industrias de la naranja y de jarabe de arce en Vermont y Florida en la análisis final depende de la forma en que las personas deseen gastar sus nuevos ingresos. Sólo si estas personas decidieran gastar todos los ingresos adicionales en naranjas y jarabe de arce extras es que el empleo total en estas dos industrias no va a cambiar después de el comercio comience. Por ende, el mismo número de trabajadores producirían más jarabe de arce y más naranjas. Más probable, sin embargo, es que el pueblo tomará la decisión de dedicar parte de sus ingresos adicionales a estos dos bienes, y el resto a otros bienes. En ese caso, el empleo en estas dos áreas se reducirá un poco (aun cuando la fuerza de trabajo disminuida puede ser capaz de producir más que antes), pero el empleo se incrementará en las industrias cuyos productos son más buscados por los consumidores.

Visto en su totalidad, la apertura del comercio entre los dos regiones beneficia a ambas. Aunque el empleo caiga en las industrias suplantadas por las importaciones, se levantará en las industrias de exportación y en las nuevas industrias en desarrollo debido a la disponibilidad de trabajadores. Pero los proteccionistas no están del todo equivocados. El comercio crea problemas en las industrias suplantadas y algunos trabajadores se verán perjudicados a corto plazo. Por ejemplo, ya no serán de gran demanda en Vermont especialistas en la producción de naranjas, o para los floridanos que producen jarabe de arce. Habrá puestos de trabajo para estas personas en otras industrias, pero ya que tendrán que entrar en estos campos como principiantes, probablemente tendrán que aceptar un recorte salarial. También necesitaran posiblemente un considerable entrenamiento. Entonces surge la pregunta: ¿Quién va a pagar por el entrenamiento, y quien debe soportar la pérdida asociada con los salarios más bajos en la nueva industria? Los proteccionistas, por supuesto, estarán a favor de que el gobierno o los capitalistas paguen la cuenta. Pero esto no se justifica.

En primer lugar, cabe señalar que sólo los trabajadores cualificados se enfrentan a un recorte de salario debido al movimiento a una nueva industria. Los otros entran en la nueva industria casi al mismo nivel que aquel con el que funcionaban en la antigua. En lugar de barrer los pisos de un planta de jarabe de arce, barrerán tal vez los pisos de una fábrica textil. El trabajador calificado, por el contrario, tiene habilidades específicas que son de mayor uso en un sector que en otro. Él no es igualmente útil en la nueva industria, y no puede exigir el mismo salario.

En segundo lugar, se debe entender que el trabajador calificado es un inversor, al igual que el capitalista. El capitalista invierte en cosas materiales, y el trabajador invierte en sus habilidades. Todos los inversores tienen una cosa en común, y es que el rendimiento de su inversión es incierta. De hecho, cuanto mayor sea el riesgo, más puede ganar el inversionista. En el ejemplo dado, parte de la razón por la que los productores expertos de naranja en Vermont y los productores expertos de miel de arce en la Florida ganaban sueldos altos, antes de la llegada de los intercambios comerciales entre los estados, fue el riesgo de que algún día el comercio podría comenzar.

¿Deberían los productores expertos de naranja, ahora que deben dejar la industria en la que se les pagaba muy bien por ser especialistas, ser subvencionados para la instrucción y por el salario recortado que deben aceptar en el ínterin? ¿O deberían sufragar los gastos y pérdidas por sí mismos? Parece claro que cualquier subvención sería un intento de mantener al trabajador calificado en el estilo al que se había acostumbrado, sin pedirle que afronte los riesgos que hicieron tal alto nivel de vida posible en primer lugar. Adicionalmente, un subsidio sale de los ingresos fiscales que están pagando principalmente los pobres, constituiría una subvención obligado a ricos trabajadores cualificados de parte de los trabajadores pobres y sin capacitación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails

Buscador Libertario